¿Cuáles son las consecuencias legales y profesionales / personales de una posible reducción de jornada laboral a 4 días? ¿Qué modifica en el salario? En este artículo te lo explicamos.

Beneficios y objetivos 

Planteada como una conciliación de la vida personal, familiar y laboral, algunas empresas en España han implantado una reducción de jornada laboral a 4 días sin reducción salarial. 

Esto es posible al Sistema de Dirección por Objetivos, donde se miden los resultados y no la presencia. Es un sistema de objetivos donde se valora el trabajo y su calidad. Éste permite la autogestión del tiempo, confianza y un estilo de liderazgo adecuado a la situación laboral. 

Así pues, esta idea de reducción de jornada laboral manteniendo el salario es una iniciativa para una mejora psicológica de los trabajadores. Basándose en la conciliación laboral y personal. 

Pruebas piloto 

Celebrada la Cumbre Internacional de la Semana de Cuatro Días, la prueba piloto internacional se ha puesto en marcha. Varias empresas han iniciado un cambio de jornada a 4 días con el mismo salario, por ahora. 

En España varias empresas también han implantado con éxito este cambio. Debemos tener en cuenta que no todas las empresas tienen los recursos necesarios para realizar esta situación. 

¿Legalidad de reducción de salario con jornada de 4 días?

En algunos casos se ha planteado que la reducción a 4 días de jornada laboral implique así mismo una reducción de salario. Aquí entra la cuestión legal. 

En España, la normativa laboral regula de manera exhaustiva las reducciones salariales. Sin olvidar que la empresa no podrá obligar al trabajador a reducir su jornada a 4 días, reduciendo así el salario. Dado que el contrato y el salario están estipulados en función las normativas y los acuerdos de contrato. 

Por ahora, solo será factible la novación del contrato, expresando una conformidad del trabajador para este cambio. 

La reducción de jornada laboral puede aportar beneficios personales, pero al mismo tiempo, situaciones fraudulentas de cambio de contrato sin revisiones,  menor cotización en la seguridad social y menores beneficios al salario regulador. Hechos que a largo plazo van a perjudicar al trabajador – en el contexto de reducción de salario-.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias para las empresas? El Economista deja su opinión en el siguiente artículo. 

¿Cuál es el impedimento?

En España, las políticas de conciliación laboral y personal están sumisas al presentismo, es decir, medir el trabajo con la presencia y no con objetivos. En sí mismo, el éxito laboral, también está estrictamente relacionado con el presentismo, de manera que un día menos de trabajo, implica una pérdida de trabajo efectivo -debemos tener en cuenta, que no es necesariamente verdadero-. 

Estas dos ideas conlleva que muchas empresas no se lancen a este cambio. 

Por otro lado, el presupuesto, diseñar, planificar y analizar este nuevo método implica un trabajo añadido y quizás unos costes que no se quieren asumir. Evidentemente, previo a la implantación total, debería realizarse una prueba piloto para estudiar el desenlace. 

 

En conclusión, la factibilidad de una jornada de 4 días sin reducción salarial es posible, siempre y cuando las empresas tengan una organización bien articulada y estudiada a fin de mejorar los resultados.

 

También te puede interesar los contratos fijos-discontinuos.