Obligaciones contables para tener en cuenta en el momento de realizar el Impuesto de Sociedades

La normativa del Impuesto de Sociedades obliga a actualizar la contabilidad de la empresa siguiendo las obligaciones determinadas en la normativa de actividad empresarial. Además, dicha contabilidad debe informarse a las autoridades competentes.

En función del tamaño y situación fiscal de la empresa, las obligaciones varían.

Las dos normativas que obligan a las empresas a llevar la contabilidad al día son el Plan General Contable y el Código de Comercio. Estas dos, permiten el control de la actividad de la empresa.

 

Cómo realizar la contabilidad

Siguiendo el artículo 120 de la Ley del Impuesto de Sociedades de acuerdo con lo previsto en el Código de Comercio y con lo establecido por norma.

Se debe identificar los ingresos y gastos correspondientes a los movimientos de la empresa.

La contabilidad debe realizarse de manera ordenada, adecuada a la actividad y visible para seguir el orden cronológico de las operaciones. Además de una precocidad en la elaboración de balances e inventarios.

Los términos utilizados deberán ser precios con arreglo a la ley.

 

Libros obligatorios 

Inventario de cuentas anuales, que incluye, balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estado de patrimonios, estado de flujos y memoria.

Este tiene lugar en el cierre del ejercicio y atenderá a la realidad económica junto con su forma jurídica.

Libro diario

El Código de Comercio establece la obligación de conservar los libros durante 6 años. 

Para la buena realización de la gestión de toda la contabilidad y la información que esto requiere, en el artículo 29.1 del Código de Comercio, todos los documentos y libros contables deben ser llevados con claridad, ordenados por fechas, sin espacios blancos, interpolaciones tachaduras ni raspaduras.

 

Aspectos a considerar

Los libros de contabilidad deben presentarse al Registro Mercantil del lugar de domicilio de la empresa.

Para una eficacia fiscal del criterio de imputación temporal de ingresos y gastos diferente al devengo, se deberá presentar la solicitud ante la Administración Tributaria con una antelación de 6 meses al primer periodo impositivo.

En caso de aplicar régimen de entidades parcialmente extentas los registros contables deberán identificarse como rentas extentas y no extentas.

Si se contabiliza un activo oculto posterior a su adquisición, deberá tramitarse como ingreso fiscal. Siempre y cuando la adquisición se encuentre en un ejercicio ya prescrito.

En caso de un balance con deuda no pagada y prescrita civilmente, se deberá cancelar dicha deuda con un abono a un ingreso fiscal.

 

¿Qué pasa si la contabilidad falla?

En caso que los pagos no estén en el registro de los libros de contabilidad, se presumen como cargos a la renta no declarada con titularidad al contribuyente.

Los elementos patrimoniales no registrados se presumen como propiedad del contribuyente.

Una contabilidad mal gestionada a nivel legal no servirá como demostrativo de la procedencia de una deuda.

 

 

En CEF tienes otros artículos sobre contabilidad. Además, te dejamos un artículo sobre otras Obligaciones de la empresa.  

Para cualquier duda o aclaración al respecto, pueden ponerse en contacto con nuestro despacho y les ayudaremos.